Encuentro con Alic Chen, miembro de CITRIS en Berkeley: investigación, emprendimiento y cultura digital

Esta mañana he tenido oportunidad de reunirme con Alic Chen (página web; @alic_chen), miembro de CITRIS vinculado a la Universidad de Berkeley, en un encuentro en el que junto con Pilar Aranda y otros compañeros hemos abordado la experiencia de este centro en la innovación en tecnologías de la información, la transferencia de conocimiento y el fomento del emprendimiento a través de labores de incubación de start-ups.

CITRIS (The Center for Information Technology Research in the Interest of Society)

CITRIS es un centro que trabaja en la investigación aplicada en tecnologías de la información con un interés centrado en la resolución de problemas sociales. Las áreas que aborda principalmente son: salud, energía y medioambiente, infraestructuras inteligentes, inteligencia artificial, y datos, democracia y participación ciudadana.

El centro surge como una iniciativa del gobierno de California que reúne a 4 campus del sistema UC (Berkeley, Davis, Merced, y Santa Cruz) para desarrollar proyectos conjuntos y fomentar las colaboraciones en las líneas anteriormente indicadas. Se trata de un enfoque multidisciplinar  y multicampus, en el que participan más de 300 investigadores, que comparten dedicación entre sus departamentos de origen y CITRIS. Se integra en este esquema a investigadores que trabajan en más de 60 empresas, fomentando así la transferencia de conocimiento. Al presupuesto estatal que oscila entre 4 y 5 millones de dólares se añade financiación externa por valor de unos 15 millones de dólares.

La experiencia en el centro muestra que muchos investigadores acaban montando sus propias empresas, lo cual exige ofrecer recursos adicionales a los de un centro de investigación puro.

CITRIS

Fomento del emprendimiento en Berkeley

Alic Chen ha señalado que en los últimos años se ha producido un esfuerzo muy importante en Berkeley por fomentar el emprendimiento, un valor que está más implantado en universidades cercanas como la de Stanford. Este reto es compartido en la Universidad de Granada y en general en las universidades españolas. Si bien el entorno económico californiano, uno de los polos mundiales de la innovación, es muy distinto al nuestro, Chen ha apuntado algo que parece ser una lección común en la gestión del emprendimiento y en la transformación de la cultura de las organizaciones: no basta con cambiar las estructuras diseñando planes de arriba a abajo dirigidos desde los mandos universitarios.

Hace 5 años las autoridades crearon una incubadora y una aceleradora de empresas Skydeck, en pleno centro de la ciudad, un proyecto ambicioso, muy caro y que finalmente parece haberse convertido en un espacio de coworking. Chen apunta que los principales fallos en el desarrollo del proyecto fueron la falta de modelo de negocio y la no participación de los estudiantes en el proceso que han sentido el proyecto como algo ajeno e inaccesible. Sin embargo, al mismo tiempo los estudiantes crearon sus propios clubs, incubadoras, asociaciones, etc. mostrando que efectivamente había una necesidad de acceso principalmente a recursos, no solo a espacios.

Esto apunta a que el cambio en la cultura emprendedora ha de llevarse a cabo primeramente en una dinámica bottom-up, un proceso que si bien resulta más caótico permite una mayor participación, facilita el trabajo conjunto, genera un feedback constante y convierte la propia transformación en un aprendizaje.

The CITRIS Foundry: una incubadora de empresas

Esta necesidad de comercializar los desarrollos unida al empuje de los estudiantes con proyectos emprendedores ha dado lugar a la creación de The Foundry, un proyecto de incubadora de empresas en CITRIS del que Alic Chen es cofundador. En dos años de vida ha dado lugar a 14 empresas, consiguiendo más de 7 millones de dólares de financiación y contribuyendo en más de 18 millones a la economía californiana.

El modelo de The Foundry se centra en la creación de prototipos, en la asesoría y desarrollo de modelos de negocio adecuados, en el acceso a recursos y conocimiento y en un programa de mentorización. Con un programa que dura entre 6 y 12 meses se espera generar unas 10 empresas por año.

CITRIS FOUNDRY

 

Cultura digital en Berkeley

Finalmente, he tenido oportunidad de abordar con Alic Chen la implantación de la cultura digital en Berkeley. Principalmente hemos hablado del empleo que los estudiantes y profesores hacen de los social media. Vuelve de algún modo a repetirse el planteamiento anterior, las plataformas institucionales se entienden como una imposición por parte de los estudiantes que tienden a organizarse y resolver sus propios problemas mediante otros medios como los grupos de Facebook o con herramientas como piazza.

Sobre los temas anteriores hemos trabajado ampliamente en GrinUGR, intentando conectar diversas disciplinas de empresa, de ciencias sociales en general y de humanidades con el emergente panorama tecnológico en la sociedad. Confiamos en seguir haciéndolo desde la satisfacción de que los análisis son compartidos con los efectuados desde centros tan prestigiosos.

 

MOOCs – edX no está siendo tan radical como se pensaba, pero si se están cambiando las prácticas en clase.

Deja un comentario