Una apuesta política: la Secretaría de Economía, Ciencia e Innovación del PSOE provincial de Granada

Desde el pasado sábado formo parte de la nueva ejecutiva provincial del PSOE de Granada desde la Secretaría de Economía, Ciencia e Innovación. Se trata de una ejecutiva con Pepe Entrena, su Secretario General, a la cabeza, tras imponerse en las primarias celebradas hace ya casi un mes. Un equipo diverso y amplio que integra las diversas sensibilidades del partido en la provincia y que se compone de 27 mujeres y 25 hombres de toda la provincia. La ejecutiva incluye algunos compañeros de la Universidad de Granada, como José Antonio Montilla, que ostenta la Secretaría de Ideas, o María Victoria Velasco, encargada de Universidad. El Secretario de Organización es Alex Casares, de Cúllar Vega, un compañero joven, dialogante, con ilusión y con ganas de trabajar.

Durante aproximadamente una década he sido militante de base sin ningún tipo de cargo orgánico ni institucional. He centrado todo mi tiempo en la actividad universitaria y en el desarrollo de proyectos que, con mayor o menor acierto, han buscado continuamente abrir espacios de diálogo y de encuentro, como forma de manifestar mi visión del mundo. En este momento, de mayor madurez ,se ha presentado este reto a la par que oportunidad de aprendizaje, contribuyendo con mis ideas junto a un amplio equipo al desarrollo de Granada a través de políticas progresistas innovadoras. La política se ha convertido en la última década, si no antes incluso, en una actividad denostada. Se han producido casos de corrupción y de mala gestión que han afectado estructuralmente al sistema y a la confianza ciudadana; sin embargo no podemos olvidar que los 40 años de democracia que llevamos son principalmente un relato de éxito colectivo, que debemos poner en valor desde una perspectiva histórica. En ello la política de todos los días, la que hacemos en casa, en las comunidades de vecinos, en el trabajo y, como no, la institucional han desempeñado un papel irremplazable.IMG_7408

Es muy fácil encontrar voces demagógicas o antisistema que proclaman los beneficios de prescindir de los marcos de convivencia que nos hemos otorgado; sin embargo es justo reconocer el valor cívico de aquellos que con sus errores y sus aciertos dedican su tiempo a representarnos desde la pluralidad de opciones políticas. Los partidos políticos y el PSOE no lo es menos han sufrido un proceso de descapitalización humana. La ciudadanía no se siente concernida a participar en la vida política, desde una militancia más o menos activa. Siendo consciente de que debemos abordar formas más flexibles de vinculación, no podemos en ningún caso culpar a los otros de nuestras insatisfacciones. La mejor manera de responder a ellas es ofrecer nuestro tiempo y esfuerzo en intentar hacer mejor aquello que es de todos, no solo abriendo las puertas a los espacios de poder y participación sino haciéndolos atractivos. Esta es la razón por la que a lo largo de esta última década no he querido dejar esta inquietud y esta pasión política. Por ello ahora adopto la decisión de implicarme en aportar en el campo de la Economía, la Ciencia y la Innovación, temas en los que de una manera u otra llevo trabajando la mayor parte de mi vida profesional. Se trata además de un acto de devolución a la sociedad de aquello que he tomado de ella: la educación, el bienestar, el disfrute de las libertades y los derechos.

Hacer esto me supone también recordar a intelectuales y políticos admirados a los que mirar en el tiempo que dure esta aventura. Personas comprometidas que se comprometieron en su vida con unas ideas en continua revisión y construcción. Son muchos, pero voy a centrarme en aquellos que ya nos contemplan desde la media distancia. Pienso hoy en un compañero de Universidad de Granada como Fernando de los Ríos (referencia en El Cultural), catedrático de Derecho Comparado, tres veces representante de Granada en el Congreso de los Diputados y Ministro entre otras cosas de Justicia y de Instrucción Pública. O en mi admirado Bertrand Russell cuyo pequeño tratado Ideales políticos recuperé ayer mismo. Recojo esta cita de su autobiografía:

“He vivido buscando una visión tanto personal como social. En lo personal me he cuidado de lo que es noble, de lo que es hermoso y de lo que es amable. En lo social, en ver con la imaginación la sociedad que ha de crearse, en la que los individuos crezcan libremente y en donde el odio, la codicia y la envidia fenezcan porque no haya nada ya que los alimente. En estas cosas creo y el mundo, con todos sus horrores, me ha dejado inconmovible en sus creencias.”

Un Russell que no solo abogaba por una equidad en las condiciones materiales de las personas, sino sobre todo por una distribución del poder de las grandes estructuras a los individuos de modo que estos pudieran desarrollar sus impulsos constructivos y creativos, frente a los posesivos y competitivos.

Comparto una visión internacionalista y europeísta, no nacionalista. Creo que Europa es ese espacio común cultural que tan acertada y dramáticamente dibujó Stefan Zweig en sus memorias (El mundo de ayer. Memorias de un europeo. Acantilado). Admiro la actitud del republicanismo liberal que tan bien expresó el periodista sevillano Manuel Chaves Nogales, irreductible a la denuncia del extremismo y del fanatismo. Me enorgullezco de hombres y mujeres progresistas como Clara Campoamor, Victoria KentEmilio Herrera o Ernest Lluch, en cuya aula suelo impartir clase en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Granada.

Estoy a vuestro servicio en lo que podáis necesitar para pensar, reflexionar, imaginar y avanzar en estas áreas tan fundamentales para Granada: Economía, Ciencia e Innovación.

2 Comentarios

  • Manu Domínguez26 octubre 2017 a las 21:53

    Una “impresionante presentación” por el fondo y por la forma. No te conozco, pero me encantaría conocerte. Te deseo mucha suerte, todo lo demás parece que ya lo tienes.

  • Esteban8 noviembre 2017 a las 02:08

    Gracias por tu comentario. Espero igualmente poderte conocer.

Deja un comentario