El “Canvas para el diseño de proyecto de innovación educativa” nace con la intención de proporcionar una herramienta útil para pensar en los elementos clave que hay que tener en cuenta a la hora de desarrollar un proyecto educativo innovador.

La palabra canvas es un anglicismo que significa lienzo o tela en referencia común al mundo de la pintura. Generalmente utilizo para este tipo de documentos la traducción “lienzo” o directamente la denomino “hoja» de trabajo. En este caso he optado, no sin cierta incomodidad, por el término inglés ya que desde la publicación del “Business Model Canvas” desarrollado en el libro “Business Model Generation” de Alexander Osterwalder e Yves Pigneur, es una palabra que se emplea con asiduidad en castellano en el ámbito de la innovación para referirse a plantillas formuladas con el objeto guiar de forma visual y ágil en el desarrollo de proyectos. Con esta denominación espero facilitar la búsqueda del documento por parte de las personas interesadas.

El modelo que representa este canvas recoge aportaciones diversas, algunas directamente reconocibles como la del propio Business Model Canvas y sus múltiples variaciones, otras más centradas en el ámbito educativo como el canvas desarrollado por Conecta 13 y otras muchas fruto de lecturas acumuladas y de la experiencia a lo largo de múltiples cursos de formación en emprendimiento y en innovación educativa.

El canvas de innovación educativa sitúa en la columna central los elementos clave del modelo, siendo el primero de ellos el espacio conformado por diversas circunferencias que hacen referencia a las personas implicadas de un modo u otro en el proyecto. El espacio central y mas importante se ha denominado «protagonistas». Según la RAE, protagonista es la “persona o cosa que en un suceso cualquiera desempeña la parte principal”. En este caso, quiere designar a las personas o grupos de personas que adoptan el papel principal en el proceso educativo, pudiendo incluir desde el estudiantado, hasta el profesorado, pasando por personal técnico o directivo, dependiendo del tipo de proyecto que se pretenda desarrollar. Puede igualmente aplicarse a otras personas en el caso de proyectos formativos en empresas u otras organizaciones. Si atendemos al modelo de Osterwalder el equivalente sería el “cliente o usuario” que, en dicho modelo, se situaría en la parte derecha del Canvas como elemento central pero externo a la empresa u organización. Desde nuestro punto de vista,  en proyectos educativos no hay un “usuario” externo sobre el que se opera o se diseña, sino que estos co-protagonizan y co-crean la experiencia educativa, con independencia de que se les asignen roles diferenciados o adopten diversas responsabilidades.

A partir de la determinación de los llamados “protagonistas” y del análisis de su situación, se procede a la definición del «reto / problema». La respuesta a este reto y/o problema es denominada «proyecto» en el modelo. Se trata del bloque equivalente a la “propuesta de valor” en el canvas de Osterwalder. Si las personas constituyen el elemento subjetivo principal del modelo, el proyecto es el elemento objetivo sobre el que giran el resto de acciones. Al tratarse de un enfoque iterativo, los bloques pueden sufrir modificaciones a lo largo del proceso; sin embargo, el bloque «proyecto» es el que estará sujeto en la mayor parte de los casos a reajustes y modificaciones, condicionando el resto de elementos a la izquierda y derecha del modelo.

En la parte derecha del modelo tenemos dos bloques, el de «evaluación & aprendizajes» y el de «difusión» que se vuelcan hacia los resultados y la comunicación con el exterior, entendida esta como una parte fundamental del modelo, concebido desde una óptica de educación expandida y abierta.

En la parte izquierda del modelo encontramos la parte de «recursos» y «herramientas digitales». Se trata de un enfoque más interno en la organización: ¿qué activos debemos movilizar para poder llevar a cabo el proyecto y obtener los resultados pretendidos y su alcance?

En la misma parte izquierda tenemos un bloque dedicado a «objetivos / competencias», que hacen referencia a la conexión del proyecto con las exigencias del modelo educativo de la organización o el sistema

Finalmente en la base del Canvas se sitúa una «línea de tiempo de tareas», que nos permitirá identificar las tareas necesarias para desarrollar el proyecto y temporalizarlas desde una perspectiva transversal.

¿Qué forma de trabajo plantea el modelo?

El modelo presenta las siguientes características:

  • es un proceso: está compuesto por un conjunto de fases sucesivas que desarrollan a lo largo del tiempo;
  • es iterativo: no es un proceso lineal, sino que en cualquier momento permite retornar a alguno de los bloques en los que se hubiera identificado alguna debilidad; de igual forma, una vez completado de forma íntegra es conveniente volver sobre él para incorporar nueva información obtenida y realizar mejoras;
  • se centra en las personas: el modelo sitúa a las personas en el centro, en tanto que actores y destinatarias de las acciones diseñadas;
  • es participado: el modelo está concebido para ser trabajado por equipo de trabajo diversos, que representen a los protagonistas y a los grupos interesados en el proyecto;
  • incorpora lo digital: lo digital está muy presente de manera transversal en todo el modelo, como es propiode los tiempos en que vivimos; sin embargo, el bloque de «herramientas digitales» principalmente y el de «difusión» están pensados para hacer un uso intensivo de estos recursos;
  • persigue el aprendizaje de los protagonistas y la propia mejora del proyecto: la evaluación se liga directamente a la necesidad de generar aprendizajes y de aplicarlos. Una primera aplicación de los mismos es en la propio evaluación del proyecto desarrollado.
  • emplea prototipos: el prototipo como forma de pensar y de ensayar a través de objetos materiales y visuales el proyecto, de modo que podamos alcanzar lo antes posible un proyecto viable sobre el que ir creciendo;
  • es ágil y flexible: todas estas indicaciones se podrán ajustar de acuerdo con las necesidades de aquellos que apliquen el modelo; y
  • se orienta a la acción: el modelo no está llamado a ser un puro ejercicio intelectual sino que quiere ser una llamada a la acción, por ello el último bloque es la línea de tiempo de tareas para comenzar con la implementación del mismo.

¿Cómo utilizar el Canvas? ¿En qué consiste cada bloque?

El modelo propone un recorrido a la hora de trabajar los diferentes bloques del Canvas. Este recorrido se estructura en forma de espiral, tal y como se observa en la imagen.

La espiral nos permite destacar el carácter iterativo del modelo. No vamos a completar un proyecto satisfactorio a la primera, necesitaremos incorporar a más personas interesadas, emplear otros instrumentos que nos ayuden a perfilar nuestro modelo viable, no entendido este como un producto definitivo sino como un diseño sujeto siempre a la “evaluación & aprendizajes”, bloque este que en el modelo no solo se define en relación con los protagonistas de la iniciativa sino con el propio proyecto en sí, de cara a disponer de instrumentos para su propia mejora.

Describimos ahora cada una de las fases indicadas:

1) Protagonistas

Como indicábamos anteriormente los protagonistas designan a las personas o grupos de personas que adoptan el papel principal en el proceso educativo, pudiendo incluir desde el estudiantado, hasta el profesorado, pasando por personal técnico o directivo, dependiendo del tipo de proyecto que se pretenda desarrollar. Es el primer elemento del modelo que hay que identificar y se debe tener presente en todo momento a lo largo del proceso de diseño.

2) Reto / Problema

¿qué reto o problema concreto queremos resolver?

A partir del conocimiento que tengamos de los protagonistas, definiremos cuál es el reto o el problema que queremos resolver. Debemos ser lo más precisos posibles para enfocar nuestros esfuerzos y generar soluciones significativas.

3) Objetivos / Competencias

OBJETIVOS: ¿qué objetivos del currículo oficial se atienden? / COMPETENCIAS: ¿qué competencias se desarrollan?

Definido el reto y/o problema lo vincularemos con aquellos objetivos que marque el modelo educativo de referencia, si fuera relevante, así como con las competencias que el proyecto permitirá desarrollar.

4) Proyecto

¿cómo vamos a resolver el problema planteado? ¿en qué consiste nuestro proyecto?

Como apuntábamos aquí es donde describimos, dibujamos, transmitimos la idea clave de nuestra propuesta. En primer lugar podemos proponer una idea más global que conforme vayamos avanzando en el modelo se irá perfilando. Cada vez que ajustemos este bloque deberemos revisar los bloques siguientes para ajustarlos a los nuevos requerimientos de nuestro proyecto.

5) Grupos interesados

En nuestro recorrido volvemos al núcleo central, el de las personas. Vamos ahora a ampliar nuestro análisis incorporando a grupos interesados o personas que de forma directa o indirecta son importantes para el éxito del proyecto. Distinguimos entre:

  • Grupos interesados de forma directa en el proyecto: grupos y personas dentro, principalmente, y/o fuera de la institución académica a los que hay que involucrar.
  • Grupos interesados de forma indirecta en el proyecto: grupos y personas fuera, principalmente, y/o dentro de la institución académica a los que hay que involucrar.

6) Difusión

¿qué herramientas y estrategias se van a emplear para dar difusión al proyecto? ¿podemos a través de la difusión implicar la sociedad y a otras comunidades educativas?

Tanto el bloque 6 como el 7 pueden abordarse en el orden que se estime conveniente. Ambos conforman la parte derecha del modelo relativa a los resultados y comunicación de los mismos. La difusión está pensada para poner en valor el trabajo del aprendizaje realizado así como para incorporar en el mismo a otras comunidades, tanto dentro como fuera de nuestra organización. Es una llamada también a pensar los proyectos desde esta clave con el fin de fomentar una educación más abierta y expandida.

7) Evaluación & Aprendizajes

¿qué herramientas y estrategias de evaluación se van a emplear? ¿de qué forma el sistema de evaluación va a revertir en aprendizajes y mejoras del proyecto?

Este bloque se refiere a las herramientas y estrategias de evaluación que se van a utilizar para evaluar los resultados del proyecto y a sus protagonistas. Es muy importante tener en cuenta que de poco sirve innovar en las metodologías, actividades, tareas, si finalmente el modo de evaluación no cambia y refuerza el modo tradicional que justamente queremos transformar. Entendemos la evaluación de manera continuada como una forma más de aprendizaje.

8) Recursos

¿qué recursos son necesarios para desarrollar el proyecto: instalaciones, materiales, etc.? ¿qué financiación hace falta para conseguirlos?

Una vez determinados los resultados que perseguimos, cómo se evalúan y de qué modo los comunicamos al exterior, miramos internamente para movilizar los recursos de diverso tipo que son necesarios para ejecutar el proyecto: instalaciones, materiales, etc. Igualmente determinaremos qué financiación es preciso obtener en el caso de que sea preciso adquirir recursos nuevos.

9) Herramientas digitales

¿qué herramientas digitales son necesarias: servicios web, apps, dispositivos digitales? ¿cómo se van a incorporar en la ejecución del proyecto?

Las herramientas digitales merecen un bloque aparte ya que la dimensión digital es fundamental para desarrollar proyectos acordes con las demandas de la sociedad actual. No implica sin embargo que deba emplearse tecnología simplemente por ser algo que está de moda o es «innovador». Siempre el propósito pedagógico debe guiar su incorporación en el proyecto. Si es cierto que con suficiente creatividad se antoja complicado encontrar ocasiones en las que las herramientas digitales no nos puedan ayudar en cualquiera de las tareas que debemos llevar a cabo, en la gestión de la información, en la difusión del proyecto, en las formas de evaluación, etc. Nos referimos a herramientas como servicios web o apps, pero también a los dispositivos digitales que utilizamos. Es esencial por último adoptar una mirada estratégica en su empleo. No basta con sumar herramientas, debemos pensar cómo, por qué, cuándo, para qué.

10) Línea de tiempo de tareas

¿cuáles son las tareas e hitos principales del proyecto y su temporización?

Finalmente con los bloques anteriores ya perfilados es el momento de pensar en la ejecución del proyecto: qué tareas importantes hay que realizar y con qué temporización. Para ello podemos dibujar una línea de tiempo.