Directrices de la UNESCO para el desarrollo de Recursos Educativos Abiertos (OER) en educación superior

La UNESCO y la Commonwealth of Learning (COL) acaban de publicar el documento Guidelines on OER in Higher Education (pdf). Se trata de un documento en el que se recogen políticas para la promoción de los Recursos Educativos Abiertos (Open Educational Resources, OER) en la educación superior.

El papel de la UNESCO en el desarrollo de los OER

La UNESCO, como organización supranacional perteneciente al sistema de Naciones Unidas, considera que el acceso universal a una educación de alta calidad es un factor clave para la paz, la sostenibilidad social, el desarrollo económico y el diálogo intercultural. Los OER constituyen un recurso estratégico para alcanzar estos objetivos.

En 2001, se produjo un hito en el desarrollo de los OER con el anuncio por parte del Massachusetts Institute of Technology (MIT) de la publicación en Internet de buena parte de sus cursos con licencias abiertas. Se trata de la iniciativa OpenCourseWare. El efecto de esta decisión no tardó en hacerse notar en otras instituciones de educación superior que emprendieron caminos similares.

Tomando como base esta experiencia, la UNESCO organizó en 2002 el primer Global OER Forum, en el que se adoptó el término Open Educational Resources (OER). En 2005 se creó el OER Community wiki para compartir información y colaborar en el desarrollo de Recursos Educativos Abiertos. Recientemente, en octubre de 2011, la UNESCO presentó la Open Educational Resources Platform , una plataforma que pondrá a disposición de los ciudadanos una selección de sus publicaciones como Recursos Educativos Abiertos, así como creará un espacio para que profesores, educadores y estudiantes puedan compartir recursos. La plataforma no estará operativa hasta noviembre de 2011 según indican en su página web.

Recursos Educativos Abiertos (Open Educational Resources)

OERLos Recursos Educativos Abiertos son, de acuerdo con la definición de Atkins, Brown y Hammond (2007), “teaching, learning and research materials in any medium that reside in the public domain and have been released under an open licence that permits access, use, repurposing, reuse and redistribution by others with no or limited restrictions” (traducción propia: “materiales de enseñanza, aprendizaje e investigación en cualquier soporte que pertenecen al dominio público y que se han liberado bajo una licencia abierta que permite el acceso, uso, reutilización y redistribución por parte de otros con ningunas o limitadas restricciones”).

Los OER incluyen distintos tipos de recursos: cursos completos, programas, materiales docentes, módulos, guías para el estudiante, notas de profesores, libros de texto, artículos de investigación, vídeos, herramientas de evaluación, materiales interactivos, bases de datos, software, aplicaciones, así como cualquier otro material con aplicación educativa.

Es importante señalar que los OER no son en si mismos formas de aprendizaje online, e-learning o mobile learning. Es decir, un OER puede ser perfectamente un material impreso. Tampoco se pueden identificar con la idea de open learning o de open education, conceptos más ambiciosos que trascienden el alcance de estos recursos educativos.

Generalmente, como ocurre también con el software libre, la primera idea que se relaciona con los OER es la de gratuidad. Esto es cierto, aunque simplista, ya que un empleo efectivo de los OER requeriría una inversión de tiempo y otros recursos en el desarrollo de materiales y cursos apropiados que hagan un empleo eficaz de los OER. Para ello es también fundamental la búsqueda de OER apropiados, su adaptación y en ocasiones la negociación de las licencias si estas presentan alguna restricción que impida su empleo totalmente libre. Al margen, es preciso realizar una inversión en el mantenimiento de las tecnologías de la infomación y la comunicación (TIC) que permitan un empleo eficiente de los OER.

Directrices para instituciones de educación superior

El documento publicado a principio de noviembre por la UNESCO y la Commonwealth of Learning (COL), Guidelines on OER in Higher Education,  contiene unas orientaciones generales sobre los OER, sus objetivos y sus beneficios, seguidos de una serie de directrices dirigidas a distintos actores implicados en la educación superior para desarrollar y utilizar los OER. Los actores a los que se hace referencia son: gobiernos, instituciones de educación superior, académicos, asociaciones de estudiantes, e instituciones de evaluación de la calidad (en el contexto español, podríamos hablar de organismos como la ANECA, a nivel nacional, o la AGAE, a nivel andaluz). A continuación me centro únicamente en exponer las directices para instituciones de educación superior, para académicos y para agencias de evaluación de la calidad.

Para las instituciones de educación superior

El objetivo de las instituciones debe ser, por un lado, crear OER y, por otro, utilizar OER de otras instituciones. El empleo de buenos recursos educativos abiertos puede repercutir en un compromiso mayor de los estudiantes con la información y los contenidos que deben aprender, así como también en un empleo más eficiente de las clases presenciales donde se podría fomentar en mayor medida el debate, la creatividad, la investigación o la aplicación práctica de los contenidos.

Experiencias de otras instituciones señalan que una política activa en favor de los OER pueden contribuir a atraer nuevos estudiantes a la institución, aumentar la reputación institucional y ayudar a avanzar en la función de servicio público de las instituciones. El impacto en la divulgación de resultados de investigación también puede resultar positivo. Por último, la publicación de OER bajo la marca de la institución podría también generar algunos recursos económicos a partir de los materiales educativos generados (derivados por ejemplo de empleo de los materiales con fines comerciales, lo cual podría generar una negociación de las licencias). A continuación se apuntan las directrices para promover políticas en favor de los OER en las instituciones educativas.

  • (a) Desarrollar estrategias institucionales para la integración de OER dentro de las actividades de la institución.
  • (b) Incentivar la inversión en el desarrollo, adquisición y adaptación de materiales educativos de alta calidad.
  • (c) Reconocer el importante papel que los recursos educativos juegan dentro de los procesos de calidad interna de las instituciones.
  • (d) Considerar la creación de políticas de copyright flexibles.
  • (e) Compremeterse dando apoyo institucional para el desarrollo de las capacidades y competencias necesarias entre los académicos de la institución. Por ejemplo, mediante el establecimiento de foros y redes que permitan desarrollar y compartir una visión común en relación con los OER.
  • Asegurar el acceso a las TIC para todos los estudiantes y miembros de la institución.
  • Desarrollo de políticas institucionales y de prácticas para el almacenamiento y acceso a los OER.
  • Revisar periódicamente las prácticas institucionales en materia de OER.

Para los académicos

  • (a) Desarrollar habilidades para evaluar los OER. Esto debe permitir ser capaz de acceder a recursos publicados y valorar su calidad y posibilidades de adaptación dentro de las propias necesidades académicas.
  • (b) Considerar la publicación de OER.
  • (c) Recopilar, adaptar y contextualizar OER ya existentes.
  • (d) Desarrollar la capacidad de trabajo en equipo.
  • (e) Buscar el apoyo institucional para el desarrollo de habilidades vinculadas a OER.
  • (f) Fomentar el desarrollo de redes y comunidades de práctica.
  • (g) Animar a la participación de los estudiantes.
  • (h) Promover los OER mediante la publicación de trabajos sobre OER.
  • (i) Proporcionar feedback sobre los OER así como publicar datos de uso de los mismos.
  • (j) Actualizar los conocimientos sobre derechos de propiedad intelectual, copyright y políticas de privacidad.

Para las agencias de evaluación de la calidad

  • (a) Desarrollar una mejor comprensión sobre OER y sobre su impacto en la garantía de la calidad y su reconocimiento.
  • (b) Involucrarse en debates sobre OER, en particular sobre copyright.
  • (c) Considerar los efectos de los OER en la garantía de la calidad y su reconocimiento.
  • (d) Aceptar los OER como buena práctica para la la garantía de la calidad y su reconocimiento.

REFERENCIAS: