Revisando proyectos en la Outliers School

Esta mañana (horario americano, tarde en España) he participado, invitado por Cristóbal Cobo, en la evaluación de los proyectos que los participantes en la primera edición de la Outliers School están desarrollando con el objetivo de transformar la educación.

Outliers Schools es una propuesta de rediseño de la educación basada en el Design Thinking y puesta en marcha por Cristóbal, Hugo Pardo y Carlos Scolari. Como apuntan en su web:

Outliers School Educación es una iniciativa sincrónica online de 30 días para 40 participantes. Se trata de un proyecto on-line multiplataforma “en vivo” sobre nuevas ideas y modelos de Diseño Educativo con aprendizaje basado en resolución de problemas y prototipado de soluciones. Los mejores proyectos se promoverán en plataformas de crowdfunding.

Los  participantes provienen de diferentes países de habla hispana (Argentina, Chile, Colombia, España, Guatemala, México, Perú y Uruguay) y ponen en común distintas experiencias, formaciones y proyectos para trabajar en equipo en el diseño de proyectos educativos innovadores.

Outliers School
 

Me interesa extraer algunas ideas de la experiencia.

  • Es viable trabajar con personas con la que nunca has estado presencialmente si existe una conjunción de intereses y objetivos y si se dispone de la tecnología adecuada. Esto no es algo nuevo para mí ya que muchas  de las colaboraciones que he realizado han sido plenamente virtuales. Sin embargo, el proyecto de Outliers School pone de manifiesto que es posible trabajar en entornos digitales con un elevado número de personas con una gran diversidad cultural.
  • En relación con las tecnologías, Google Handout, la herramienta que podéis ver en las imágenes, funciona a la perfección: buen sonido e imagen, conversaciones con múltiples usuarios, posibilidad de compartir pantallas y de editar documentos conjuntos a través de Google Drive.
  • En cualquier tipo de proyectos, incluir visiones de expertos externos es enriquecedor, motivador y conveniente.  Es la filosofía de trabajar en abierto que aplico en la propuesta de empleo de Entornos Personales de Aprendizaje en mis cursos. Lo abierto constituye un imperativo de calidad y excelencia. Muchos están vacunados contra la evaluación del propio profesor, que sólo nos puede castigar con una mejor o peor calificación. Este incentivo no es válido para todos. Se pueden alcanzar los logros esperados con diversos niveles de excelencia. Disponer de miradas externas, que rompen la comodidad del grupos, o contar con la revisión entre pares puede contribuir a ello. En este caso eramos Roberto Bustamante y yo los que cumplíamos este papel.
  • Los proyectos han planteado ideas muy interesantes relacionadas con: movilidad, curación de contenidos, visualización y puesta en valor de trayectorias de aprendizaje, gamificación, rediseño de los sistemas de evaluación, entre otros. Ello me reafirma en la relevancia y oportunidad de algunos de estos temas, en los que llevamos tiempo trabajando.

Outliers School

No hay Comentarios

Deja un comentario