FabLab Sevilla, cultura digital y makers

El viernes pasado, aprovechando mi clase de máster en Sevilla, tuve oportunidad de disfrutar de un ameno tapeo nocturno con Teresa Duarte (@tduartea) y con José Pérez de Lama (@osfa_11), a quien por fin tenía oportunidad de desvirtualizar.

José es el director del FabLab Sevilla (@fablabsevilla), una de las manifestaciones más interesantes de la cultura digital que conecta directamente con la idea de los makers. FabLab Sevilla forma parte de la red internacional Fab Lab Network, promovida por el Center for Bits and Atoms del Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)

Los fab labs se conciben como laboratorios para la investigación y la innovación, a partir de la experimentación sobre tecnologías emergentes, hardware y software de fabricación digital que empieza a estar disponible para una mayoría de la población. Las referencias del movimiento se encuentran en la cultura hacker, el software libre, la cultura p2p o los propios principios en los que se basa Internet y la Web.

FabLab Sevilla

FabLab Sevilla

La red de fab lab se basa en una serie de principios compartidos de organización y funcionamiento. Las condiciones básicas para desarrollar un lab son contar con unos equipos apropiados, trabajar en red con el resto de laboratorios y asumir la Fab Charter, que contiene una serie de principios fundamentales (texto en español editado a partir de la web de FabLab Sevilla):

  • Misión: Los fab labs son una red global de laboratorios locales, que posibilitan la invención, haciendo accesibles a los individuos las herramientas de fabricación digital.
  • Acceso: Puedes usar el fab lab para hacer casi cualquier cosa (que no haga daño a nadie); debes aprender a hacerlo por ti mismo, y debes compartir el uso del laboratorio con otros usos y con otros usuarios.
  • Eres responsable de:
    • Seguridad: Saber cómo trabajar sin hacer daño a otras personas ni a las máquinas.
    • Limpieza: Dejar el fab lab más limpio que como lo encontraste.
    • Funcionamiento del laboratorio: Ayudar en el mantenimiento, reparación e información sobre herramientas, materiales e incidentes.
    • Secreto: Los diseños y los procesos que se desarrollan en los fab labs deben quedar accesibles para el uso individual, aunque su propiedad intelectual puede ser protegida según la elecciónde cada cual.
    • Negocio: las actividades comerciales pueden ser incubadas en los fab labs pero no tienen que entrar en conflicto con el acceso abierto; deberían crecer más allá de los laboratorios más que dentro de ellos; y se espera que beneficien a los inventores, los laboratorios y las redes que contribuyan a su éxito.

Los fab labs apuntan hacia la “tercera revolución digital” derivada de la creciente socialización de los procesos de diseño y fabricación. La Fab Lab Network trabaja con una clara idea de apropiación tecnológica por parte de la ciudadanía. Como se indica en la web de FabLab Sevilla, se considera que “la forma en que lleguen a desarrollarse estas tecnologías no está dada a priori sino que dependerá de la compleja interacción entre creadores individuales, avances científico-técnicos, intereses empresariales y económicos, y empuje y capacidad de innovación de las fuerzas sociales”.

Aprovecho para lanzar un par de recomendaciones.

Teresa Duarte, José Pérez y yo mismo con el libro "yes, we are open!"

Teresa Duarte, José Pérez y yo mismo con el libro “yes, we are open!”

Por un lado, el libro editado por FabLab Sevilla Yes we are open! Fabricación digital, tecnologías y cultura libres (pdf). Su contraportada es una declaración de intenciones:

Sí, estamos abiertos , a pesar de la crisis. También somos un equipamiento abierto a toda la comunidad universitaria y al público en general. En tercer lugar somos abiertos en cuanto al uso del conocimiento que aplicamos, transformamos y desarrollamos. Nuestra idea es que el conocimiento es un bien común y que, especialmente en el marco de las instituciones públicas de educación e investigación, éste debe ser libre.

Ideas de conocimiento libre y procomún que desde hace cuatro años trabajamos en GrinUGR.

Por otro lado, el blog Arquitectura contable que escriben conjuntamente Teresa Duarte, José Pérez y David Patiño.

Deja un comentario