La investigación y el paradigma digital en la Unión Europea

La Unión Europea ha identificado siete motores de progreso para el crecimiento económico y la generación de empleo de cara al horizonte del 2020. Uno de ellos hace referencia a la Agenda Digital para Europa, recientemente renombrada en su portal web como Digital Single Market, acentuando su enfoque sobre economía y sociedad digital.

Por Mercado Único Digital se entiende aquel en el que “the free movement of persons, services and capital is ensured and where the individuals and businesses can seamlessly access and exercise online activities under conditions of fair competition, and a high level of consumer and personal data protection, irrespective of their nationality or place of residence.”

Convertida en una de las prioridades políticas de la Unión Europea, se estima que el Mercado Único Digital puede generar nuevas oportunidades para nuevas startups y para empresas ya consolidadas en un mercado de 500 millones de personas y con una contribución potencial estimada de 415.000 millones de euros por año a la economía europea. El desarrollo de este mercado permitirá crear puestos de trabajo y transformar los servicios públicos; para ello será preciso contar con las competencias digitales adecuadas. Las implicaciones afectaran desde el acceso a la cultura y la información hasta el desarrollo de gobierno abierto y democracias más participativas.

Desde el punto de vista de la investigación y la innovación la Comisión Europea apuesta por invertir en investigación e innovación del más alto nivel en tecnologías digitales de comunicación e información con el fin de apoyar el crecimiento económico. Por un lado se continuan apoyando formas novedosas de asociación público-privadas para fomentar la innovación en Europa y, por otro, se promueven las oportunidades a través del programas Horizonte 2020. Entre los temas de investigación clave que se identifican se incluyen:

  • Innovación: con iniciativas para estimular la innovación en Europa a través de un fortalecimiento de ecosistema tecnológico y el apoyo a los investigadores, emprendedores y empresas europeos.
  • Tecnologías emergentes: supone una mirada hacia las tecnologías del futuro.
  • Infraestructuras digitales: permite el acceso online de los investigadores a servicios, recursos y herramientas de colaboración que les permitan aprovechar la capacidad de computación, conectividad, almacenamiento de datos y acceso a entornos virtuales de investigación.
  • Ciencia abierta: se trata de una apuesta que facilita una investigación más eficiente, transparente y efectiva, gracias al empleo de herramientas digitales y de un marco legal con licencias libres que facilite el acceso y reutilización de los datos científicos.
  • Robótica: constituye un campo muy importante de innovación con efectos sociales tan variados como el envejecimiento, la salud, el transporte, la seguridad, la energía o el medioambiente.

Todas estas líneas sitúan, por un lado, la transformación digital de la sociedad como un tema clave para la investigación, en todas la disciplinas; y por otro la transformación digital de la ciencia en sí misma como un tema central para su desarrollo, no solo alimentando nuevas formas de colaboración e incrementando la productividad sino generando la posibilidad de desarrollar nuevas preguntas y metodologías para abordarlas.

A pesar del giro que la Agenda Digital ha dado hacia enfoques más economicistas, centrándose en la idea de Mercado Único Digital, los efectos de estas transformaciones en las Ciencias Sociales y en las Humanidades han sido puestos de manifiesto en las páginas anteriores y son de gran interés a nivel europeo.

Algunas iniciativas que cabría la pena señalar en esta vía son: The Onlife Initiative y “Collective Awareness Platforms for Sustainability and Social Innovation” (CAPS).

La Onlife Initiative se centra en una problemática que ha sido atendida repetidas veces desde las reflexiones de cultura digital. Se trata de repensar los espacios públicos en el proceso de transición digital que estamos viviendo. Los efectos de la tecnologías están afectando de manera radical la condición humana a partir de la modificación de las relaciones con nosotros mismos, con los demás y con el mundo que nos rodea. Los límites entre lo real y lo virtual se difuminan, las conexiones son las protagonistas del nuevo entorno frente a una concepción más estática de las entidades. La figura muestra un esquema del proyecto The Onlife Initiative.

 

onlife-initiative

La iniciativa Collective Awareness Platforms for Sustainability and Social Innovation (CAPS) tiene por objetivo diseñar y desarrollar plataformas digitales para generar conciencia social sobre problemas de sostenibilidad y para ofrecer soluciones colaborativas basadas en el desarrollo de redes, desde un enfoque de innovación social.

Algunas de las áreas emergentes más destacadas son:

  • Democracia abierta.
  • Desarrollo abierto de políticas públicas.
  • Economía colaborativa.
  • Consumo colaborativo.
  • Nuevos enfoques colaborativos hacia la inclusión, agricultura, salud, gestión de desastres, etc.

Fotografía de  Pablo Nidam.

Deja un comentario