Acaba un año y se cierra un ciclo, al menos en el artificio contable de los calendarios, que tan pronto traen fines del mundo como inicio de nuevas y prometedoras etapas. 2012 ha sido un año calamitoso en lo social y lo económico, especialmente en España. La única esperanza es la del que se zambulle […]

Seguir Leyendo